LAS ÁGUILAS GANAN Y CALIFICAN A OCTAVOS EN LA COPA MX

Por: Owairan Ruiz Carrillo

Guadalajara, Jal./ 30 de agosto del 2017.- Los Rojinegros del Atlas recibieron a las Águilas del América por la jornada cinco de la Copa MX, en la cancha del estadio Jalisco, que tuvo una buena entrada a pesar de la insistente lluvia que ha azotado al estado.

Los dos equipos buscaban el liderato de grupo, el cual compartían con 6 unidades cada uno, el América teniendo un juego de más y siendo este su último juego de la fase de grupos.

El juego comenzó con los Zorros volcados al frente, con Ubaldo Luna encendido, buscando acomodarse para poder disparar a portería. El africano Patrick Soko tuvo la primera jugada de peligro del partido. A los seis minutos,  José Madueña mandó un centro por la derecha y Soko, de volea, la mandó por arriba del arco de Agustín Marchesín.

Los siguientes minutos, el juego se equilibró en medio campo, con las dos escuadras buscando la posesión del balón, creando un juego de ida y vuelta. Al minuto 14, la escuadra visitante tuvo su primera de peligro de la cabeza de Silvio Romero, que mandó au remate a las manos de Oscar Ustari; éste salió jugando con Luna, quien hizo una gran jugada a velocidad, dándosela a Soko, que remató a las manos de Marchesín.

Después de esas jugadas la intensidad creció, sobre todo en los Rojinegros. A los 18, Soko de nuevo tomó el balón tras una caída de Madueña dentro del área, centró, pero nadie logró cabecear. Atlas se acercaba más. Cuando parecía que los locales abrirían el marcador, los de Coapa comenzaron a tener llegadas muy claras. A los 20, tras un centro de fuera del área, Paul Aguilar cabeceó a gol, pero Ustari sacó con apuros la pelota con el pie. A los 23 nuevamente las Águilas estuvieron cerca de marcar, cuando, en un centro de Alejandro Díaz, Romero se peleó el balón con Erpen, quien no dejó que disparara el delantero, quedándose con la de gajos el arquero.

Por fin, cuando los de la capital eran mejores, llegó su recompensa. Al 28, Pedro Arce tomó el balón pasando medio campo, dándoselo a William da Silva, que encaró a Erpen, quitándoselo y sacó un potente disparo raso y cruzado fuera del área, lejos del alcance de Ustari y así poner el 1-0 favor América.

Los de Paradero intentaron empatar antes de irse al descanso. Madueña tocó con Luna, el más participativo de la noche,  quien centró a donde estaba Caraglio, disparando este con un testarazo, pero solo quedó en otra aproximación. Al 35, de nuevo William estuvo a punto de marcar otro golazo. Tras una jugada de Lainez, el balón quedó en tres cuartos de terreno, da Silva no lo pensó y disparó, haciendo que el arquero atlista se estirara todo lo que pudo,  haciendo una espectacular atajada. No hubo más en la primera mitad.

 

Ya en el segundo tiempo, los Zorros, viéndose en la necesidad de ir al frente, lo hicieron desde los primeros segundos, más los americanistas, sabiendo que sería esa la propuesta rojinegra, no los dejaron controlar el balón, presionando y robando en todo momento.

Pasando los 10 minutos no había movimiento en los arcos de los equipos, más las insistencias de ambos se mantenían a tope. Atlas intentó con muchos centros, pero Caraglio, quien era el sujeto principal para rematar, no podía hacerlo de manera cómoda y sus remates iban muy desviados.

Conociendo el “Profe” Cruz la necesidad de meter un gol, realizó dos movimientos puramente ofensivos, metiendo a Jahir Barraza y al joven Joel Pérez, por Soko y Vigón, quienes jugaban un poco más retrasados en relación con el arco rival. Miguel Herrera por su parte, echó para atrás sus líneas a la hora de defender y metió a Darwin Quintero para ser un revulsivo al frente junto con Romero. Quería matar el encuentro. Con esto, los de casa no supieron que hacer con balón controlado al pasar el medio campo, al encontrarse con dos líneas de 4 bien paradas de los rivales; cada vez generaban menos peligro. Comenzaba la desesperación, tanto en la cancha como en la tribuna.

A los 80 minutos de juego, tras un trazo largo del mediocampo americanista, Brayan Garnica tocó el balón con la mano dentro de su área, marcando el colegiado Diego Montaño el penal inobjetable, dándoles la oportunidad a los pupilos del “Piojo” Herrera de finiquitar el cotejo. El esférico lo pidió Quintero, quien con tranquilidad y una gran técnica, lo puso en el ángulo superior izquierdo de la meta de Ustari, a pesar de que este se lanzó correctamente, poniendo de pie a los miles de seguidores que se dieron cita al estadio.

Después de esto, la afición comenzó a gritar la destitución del “profe” y los jugadores no pudieron llegar de nuevo con peligro al arco de “Marche”. Así culminó el duelo, llevándose el triunfo las Águilas por marcador de 2 tantos contra 0. Con esto, los azulcremas accedieron a los octavos de final de la Copa, llegando a 9 puntos y consiguiendo el liderato parcial del grupo; en tanto que los de La Academia se quedaron con 6 unidades, siendo sublíderes de grupo y dejando en duda su clasificación a la siguiente ronda para la última jornada copera, que será contra Potros UAEM el 12 de septiembre, en Toluca.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: