Podium Deportes

LO QUE EL MUNDIAL FEMENINO 2019 SE LLEVÓ

  • Y también nos dejó.

Por Eliza Roman

“Estas 23 jugadoras han pasado por la adversidad y el éxito, y es un grupo que tiene el talento, la confianza, la experiencia y el deseo de ayudarnos a ganar la Copa del Mundo”.


Esas fueron las palabras de Jill Ellis, la entrenadora de la Selección Nacional de Mujeres del cuadro de Estados Unidos, un par de meses antes de que EUA lograra ganar por segunda vez consecutiva y por cuarta vez, una Copa Mundial de Fútbol en julio del 2019.


Y es que un día como hoy, hace un año atrás, el conjunto estadounidense y el conjunto de países bajos disputaban la final de la copa quedando dos goles a cero a favor del equipo norteamericano.


No fue una sorpresa que ganará Estados Unidos de Norteamérica, ya que hay una clara hegemonía de esta escuadra en las copas del mundo desde sus inicios, en las 8 Copas disputadas siempre han permanecido dentro de los primeros 3 lugares.


Recordemos que la primera instancia de una Copa Mundial Femenina de fútbol comenzó en 1970, con un torneo internacional que tuvo sede en Italia. Esto fue seguido por otro torneo no oficial en el 71 en México, donde Dinamarca ganó el título después de derrotar a México en la final.


Y de ahí hasta 1988 en forma de un torneo amistoso en China, se tomó como una prueba para ver si era factible crear una Copa Mundial femenina. La competencia fue un éxito y el 30 de junio la FIFA aprobó crear una Copa Mundial Femenina oficial, dándole la primera edición a China en 1991. Estados Unidos derrotó a Noruega.


En el primer Mundial femenil, el de 1991, participaron sólo doce selecciones. En 2019 fueron 24 y en 2023 serán 32. Es innegable que han cambiado muchas cosas en los últimos 28 años. No vamos a pasos gigantes, pero avanzamos y tenemos la garra como género para hacer cosas grandes.


En la copa 2019 hubo muchos cambios y cosas nuevas; se rompió la maldición de Suecia contra Alemania que llevaba 24 años ya sin poder vencerlas, Italia nos dio una bella sorpresa llegando a cuartos de final y nos dejó con un muy buen sabor de boca, no pudimos gozar del fútbol de Ada Hegerberg, pero si disfrutamos a Megan Rapinoe tanto en la cancha como fuera de ella siendo una incansable defensora de las mujeres y de las mujeres homosexuales.


La cocapitana estadounidense Rapinoe ganó el Balón de Oro en el 2019, la Bota de Oro y MVP en tres partidos de la competición, incluida la final. El 23 de septiembre de 2019 fue elegida la Mejor Jugadora de 2019 por la FIFA; incluso se negó a ir a la Casa Blanca debido a la discrepancia de ideas con la actual administración por la falta de apoyo y tajante discriminación que ha tenido para con los ciudadanos LGBTQ +, los inmigrantes y los grupos más vulnerables.


Y eso necesitamos, futbolistas que no se queden calladas ante la injusticia y usen su voz y posición para ayudar, difundir y concientizar en la sociedad sobre las desigualdades que vive el fútbol femenil versus el masculino.


Nos falta mucho por ganar, por demostrar, por educar; y claramente la mejor campaña publicitaria para apoyar esto es la de la selección alemana en la que las jugadoras dijeron: “We don’t have balls. But we know how to use them!” (“No tenemos bolas, pero sabemos cómo usarlas”)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: