Podium Deportes

NO SE ESCUCHÓ EL GRITO DE GOL

Por: Marco Campuzano

Foto : Prensa Club América

Ciudad de México.- La expectativa fue muy alta, pero el resultado decepcionó. Los jugadores lo intentaron, pero ninguno fue capaz de hacer algo diferente. Al final, Cruz Azul y América empataron sin goles. El clásico joven que se jugó en la fecha 12 de la Liga MX, culminó sin emociones y le dió un punto a cada equipo.

Las camisetas de los jugadores estaban empapadas desde antes de que rodara el balón. El césped ya era resbaladizo y el árbitro ni siquiera había dado el pitido inicial. Todos estaban listos para el Clásico Joven, incluso las nubes grises que se posaron sobre el cielo.

Sonó el silbato y nadie quería esquivarse. Los toques eran precisos, pero rara vez pasaban del medio campo. Las águilas fueron las primeras en buscar un disparo a portería, pero no lograron preocupar a José de Jesús Corona con sus embates.

Los cementeros respondieron haciéndose con la posesión del balón a partir del minuto 30. Circularon el esférico al rededor de la cancha, e inclusive los disparos de Elías Hernández y Santiago Giménez pusieron a prueba al recién alineado Óscar Jiménez, pero las redes nunca se agitaron.

El partido se vió mermado por las lesiones, perjudicando al América. Primero fue Ochoa durante el calentamiento, después Sebastián Cáceres en el primer tiempo, y para colmo, Emmanuel Aguilera en la segunda parte.

Poco a poco Cruz Azul comenzó a controlar el partido las acciones del juego. Recuperaban el balón rápidamente, enviaban centros desde los costados, e incluso llegaban a dispara —a pesar de su falta de puntería—. Pasaron setenta minutos y ningún equipo era capaz de estremecer a sus aficionados.

Durante el último cuarto de juego, Cruz Azul fue el único equipo que buscó anotar. Ya sea por disparos de media distancia, jugadas llegando a la línea de fondo o a balón parado, el equipo de Robert Dante Siboldi intentó romper el empate.

El clásico joven se vivió con intensidad, pero sin precisión en la zona de ataque. Incluso los ánimos se calentaron al final del encuentro. Vimos empujones entre jugadores y la necesidad del árbitro para intervenir y separar los altercados. Sin más, se concretó el 0 – 0.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: